Últimas Noticias

Patricia Pérez: ” Cuanto más reguladas estén las Terapias Naturales, mejor para todos”

Patricia Pérez se dio a conocer copresentando en 1993 el exitoso programa de concursos ‘El gran juego de la oca’ junto a Emilio Aragón y Lydia Bosch y más tarde, de 2001 a 2004, la recordamos, entre otros programas, presentando junto al periodista Víctor Sandoval el programa de actualidad social ‘Mamma mía’. En 2011 cerró su etapa de presentadora al frente de ‘Vuélveme loca Noche’ en Telecinco.

Además de presentadora es actriz y suma cuatro películas y otras tantas series. En la actualidad está dedicada a su vocación: la Naturopatía. Ha realizado cursos de Nutrición Alternativa y es colaboradora en programas de televisión dando consejos en esta materia, además de ser autora de dos libros: ‘Yo sí como’ y ‘Yo sí cocino’.

Presentadora, actriz, escritora y naturopata. ¿Con qué faceta se queda?

Bueno escritora lo que es escritora no soy. Simplemente he escrito dos libros porque a la editorial le gusto mi blog ‘Yosikekomo’. Así es que, en este momento, me considero naturópata… ¡Sin ninguna duda!

 

¿Dónde surgió el interés por la Naturopatía?

Llegué a la Naturopatía por calidad de vida, pero sobre todo por casualidad. Soy alérgica y digiero mal los alimentos. Además, como trabajaba en televisión, siempre seguía algún tipo de dieta. Decidí ir a un endocrino, pero ninguno encontraba nada ni me solucionaba lo que me pasaba. Un día, leyendo una revista, me impresionó saber que comer mucha carne roja descalcifica. Empecé a investigar y es como llegué a la Naturopatía. Además, me gustaba mucho ir a los herbolarios, tomar cosas naturales y nada de antibióticos. Yo creo que lo heredé de mi abuela porque entendía mucho de plantas y flores. Como vi que este tema me interesaba, decidí matricularme en Naturopatia.

 

En el primer libro asegura que para adelgazar hay que comer. ¿Cuáles son las claves para conseguirlo?

Comer bien tiene pocas claves. Otra cosa es que tú te creas todo lo que te dicen. La publicidad no es verdad. Una dieta sana le va bien a todo el mundo, ya que los alimentos son el arma más poderosa que tienes para estar en tu peso, prevenir enfermedades y para hacerte feliz. Por lo que tienes que comer bien, incluso comer hidratos; no deben retirarse de ninguna dieta ni siquiera por la noche. El cuerpo no es una máquina así que hay que comer de todo.

 

¿O sea que para Patricia no hay ningún alimento prohibido?

No, siempre y cuando sean naturales.  Otra cosa son los productos elaborados que yo no los considero alimentos. Vienen fenomenal para cuando se te ha olvidado el táper, pero lo que influye es quién lo toma, a qué hora…

 

¿Qué papel tiene la alimentación en el día a día de Patricia Pérez?

Todo, pero desde hace muchos años. La gente que no me conoce. Le extraña que de repente sea naturópata. Sin embargo, mi familia, mis amigos y gente que me conocía, me pedía consejos sobre esto muchos años atrás.

 

¿Cómo se consigue motivar a una persona con la dieta?

Lo primero que hay que hacer es involucrar a la persona. Luego hay que estudiar a la persona y el momento. No le puedes decir a alguien: “Tienes que comer esto”, y ya está, “Pásate mañana”. Eso no sirve. Tienes que explicarle por qué tiene que comer esto y no otras cosas. De esta manera, a la hora de enfrentarte solo, se plantea por qué debe hacerlo así. Cuando acuden a mí están mucho tiempo e incluso hay veces que les mando consejos por correo.

 

Además de la Naturopatía, ¿qué otras Terapias Naturales conoce, practica o recomienda?

Recomiendo todas aquellas Terapias Naturales impartidas por un profesional y que te vayan bien. Lo que más hago es Kinesiología, Sacrocraneal y Terapia Floral. En ocasiones, también Reflexoterapia. Cuando vienes a verme, no sabes a qué vienes. Si quieres algo concreto, vete a una clínica estética. Yo tumbo al cliente, veo lo que le pasa y, dependiendo de lo que le vea, pues hago una cosa u otra.

 

¿Cuál es su caso de mayor éxito?

Tengo tres de los que estoy muy contenta. El primero era un chico que tenía depresión y llevaba cinco años sin salir de su casa. Había dejado de trabajar e iba al psiquiatra. Vino a verme por un amigo. No acudió a la primera cita. Ese día me mandó un mensaje diciéndome que quería ir pero que no podía. Así que le dije que me escribiera por correo lo que sentía y él me comentó que empezó con ansiedad y terminó con depresión. Yo le contesté diciendo que era la ansiedad y resté importancia a lo que tenía. Decidí mandarle una dieta sin suplementos porque él ya tomaba medicamos. Le dije que hablará con su psiquiatra para reducir las medicinas. Hizo la dieta y a la siguiente consulta vino. Me costó seis meses, pero rápidamente comenzó a trabajar y ya está súper bien. Después tuve un caso de un chico con tuberculosis renal. Le dijeron que tenía el riñón mal y no podían operarlo. Querían trasplantárselo, así es que decidí ponerle una dieta tonificante basándome en la Medicina Tradicional China. Recibió tratamiento personalizado y ahora ese chico conserva su riñón. Y, por último, tuve a una señora con un edema y querían amputarle la pierna. Ahora no la tiene ni hinchada.

 

El psiquiatra no tuvo problema en reducirle los medicamentos al primer caso que comenta. ¿Ve necesaria una relación entre el terapeuta natural y el médico? ¿Qué les diferencia?

Creo que para nada es incompatible. De hecho el que se cura es el cuerpo. Si tomas un medicamento y añades a tu dieta un suplemento, pues mejor. Yo, como naturópata intento dar calidad de vida a la larga, en enfermedades crónicas como artrosis, reumatismos, intolerancias, dermatitis etc., no en un momento dado para curar una enfermedad. Intento que la persona se responsabilice de su salud cambiando sus hábitos poco a poco. Los médicos dan medicamentos y yo no.

 

¿Qué opina de las dietas exprés?

Van muy bien si te vas a casar o si vas a presentar las campanadas. Yo no creo en las dietas exprés. Pienso que adelgazas más cuidando tu alimentación.

 

¿Qué opinión le merece la falta de regulación de las terapias naturales?

Cuanto más reguladas estén, mejor para todos. Empecé a estudiar Naturopatía con 23 años y me da pena que la gente no sepa que es un naturópata.

 

Compartir es vivir!Share on Facebook410Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *