Últimas Noticias

Médicos contra médicos

De sobra es conocida la gran popularidad que en los últimos años han experimentado las conocidas terapias alternativas en nuestro país, siendo aplicadas en la práctica tanto por profesionales sanitarios como por parasanitarios, al no existir una regulación específica de la formación que han de recibir las personas que las llevan a cabo, llegando incluso a ser integradas en algunas clínicas y hospitales tanto públicos como privados.

Entre las técnicas englobadas dentro de las terapias naturales implantadas en los centros sanitarios de forma conjunta con la medicina convencional, destacan la acupuntura, la moxibustión, el mindfulness, el reiki o la fitoterapia, observándose con ellas en aquellos servicios donde han sido implantadas una mejoría del estado físico y emocional de los pacientes, según se afirma por los profesionales ejercientes en tales centros.

Sin embargo, pese a ser cada vez más admitidas en la sociedad, la Organización Colegial Médica ha iniciado una batalla contra la denominada medicina alternativa, conformada por 139 técnicas según el informe emitido en 2011 por el Ministerio de Sanidad, calificándolas de pseudociencias, pseudoterapias y sectas sanitarias, adoptando entre otras medidas para erradicarlas la creación de un Observatorio puesto a disposición de los colegios de médicos y la ciudadanía, además de la creación de un grupo de trabajo encargado de entregar a la Fiscalía General del Estado un listado de páginas web que se entiendan como un peligro para la salud pública.

Dado lo anterior, en sintonía con la política actual de la Corporación a nivel estatal, los Colegios de médicos de la capital y de Las Palmas han procedido a eliminar las secciones colegiales de disciplinas sin evidencia científica, incluyéndose en esta consideración, entre otras técnicas, la acupuntura, la naturopatía o la homeopatía, desatándose así la polémica dentro del colectivo profesional.

Distinta ha sido sin embargo la posición del Colegio de Médicos de la ciudad condal, al no eliminar de la organización las secciones de médicos naturistas, homeópatas o acupuntores, pese a sí haber suprimido aquellas actividades de formación que no estén acreditadas científicamente.

En este sentido, cabe recordar que la calificación como ‘pseudociencias’ de estas disciplinas no solo afecta al colectivo médico, sino también a otro tipo de profesionales sanitarios como pueden ser los fisioterapeutas que se anuncian como osteópatas, al estar también englobada tal terapia parasanitaria en la consideración anterior por las corporaciones indicadas, respondiendo ello a un criterio científico según las mismas, lo cual supone una contradicción por cuanto mientras alegan una falta de evidencia científica para suprimir de sus colectivos las secciones destinadas a dichas actividades, no disponen de una base legal para catalogar las mismas dentro del ‘charlatanismo’, al no existir legislación alguna sobre la materia.

Resulta por tanto cuanto menos paradójica la situación que vive en la actualidad la medicina complementaria, pues, pese a utilizarse de forma cada vez más habitual por un sector importante de la sociedad, siendo ya parte de nuestra realidad, habiendo llegado incluso a ser implantadas muchas técnicas en el servicio nacional de salud, la Organización Colegial Médica y algunos Colegios profesionales, como los indicados, deciden dar la espalda a esta situación, adoptando medidas para erradicar tales prácticas, yendo contra aquellos profesionales que las ejercen incluso formando parte algunos de ellos de su colectivo profesional, habiéndose formado éstos en las mismas facultades de medicina que el resto.

Departamento Jurídico de COFENAT

https://www.cofenat.es/

Compartir es vivir!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *