Últimas Noticias

Kneipp: el agua como clave para tener una buena salud

Sebastian Kneipp nació el 17 de mayo de 1821 en Stephansried (Alemania) en el seno de una familia humilde que se dedicaba a tejer. Comenzó como aprendiz de su padre, pero a los 23 año sintió una llamada vocacional e ingresó en el seminario. Al año siguiente fue diagnosticado de tuberculosis avanzada por lo que decidió abandonar el seminario y se fue a vivir a una comunidad monástica pensando que allí acabaría mejor sus últimos días. 

En una biblioteca de Munich leyó un libro de Johann Siegmund Hahn (médico y filósofo silesio del siglo XVIII) sobre los beneficios del agua fría para tratar su enfermedad. Con ayuda de sus hermanos monjes, siguió las instrucciones del tratado y tomaba baños en heladas aguas del río Danubio. Tras varias semanas de tratamiento, se curó. 

Tras reingresar en el seminario, fue ordenado sacerdote en 1852. Para entonces, había estudiado en detalle los beneficios de la hidroterapia

Balneario de Wörishofen

Kneipp proponía a todos los religiosos y religiosas los tratamientos de hidroterapia para sus dolencias. De hecho, su fama llegó a todos los habitantes de donde residía y pronto acudían a él para poner en sus manos dolencias de tipo respiratorio, arritmias, artrosis, problemas nerviosos e incluso espirituales.

El que pronto fue conocido como “método Kneipp” era una combinación de varios tratamientos:

Hidroterapia (basada en las enseñanzas de Priessnitz y sus propias observaciones). Se aplicaban chorros de agua en diferentes partes del cuerpo, pero sobre todo en las articulaciones. Asimismo, el grado de temperatura del agua variaba en función del tratamiento. 

Nutrición. Kneipp aconsejaba una alimentación basada en frutas y verduras, con limitación de las proteínas de la carne. Además, recomendaba evitar azucares y alcohol.

Ejercicio físico

Fitoterapia. El uso de los saberes tradicionales en el uso de plantas medicinales también era empleado.

Espiritualidad. El padre Kneipp consideraba que la salud de la mente y el alma estaba tan íntimamente ligada a la del cuerpo que esta no se podía restablecer si aquellas no estaban sanas.

Kneipp tuvo el acierto de redescubrir y recuperar para la sanidad moderna. Se convirtió así en el padre de la naturopatía.

En poco tiempo, desde todo el mundo acudieron a Wörishofen en busca de cura para sus dolencias por lo que se construyó un auténtico balneario.

Obra y legado de Sebastian Kneipp

El sacerdote publicó su método en 1886, en un libro llamado “Mi cura de agua”. Además, fundó en 1891 la organización Kneipp para promover la cura por medio del agua y sus otras recomendaciones. Finalmente, Sebastian Kneipp murió en 1897.

Su principal discípulo fue Benedict Lust (1872-1945), que importó el método en Estados Unidos con gran éxito. 

Además, el método de Kneipp es empleado hoy en día en cientos de balnearios de todo el mundo.

Compartir es vivir!Share on Facebook37Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *