Últimas Noticias

José Castro, el gran pionero de la Naturopatía en España

José Castro (1890-1981) nació en Pontevedra, pero emigró a Estados Unidos donde obtuvo el título de Doctor en Naturopatía por la Universidad American School Naturopathy de Nueva York en el año 22. También pasó por la Academia de Medicina Natural de San Paolo. Además, fundó la Revista Vivir y de la Escuela Libre Naturista de Montevideo en 1920, junto a Nicolás Capo, que luego se trasladó hasta Barcelona seis años después.

Un tiempo después se instaló en Valencia, ciudad en la que realizó su práctica profesional, independientemente de los múltiples viajes que realizaba para impartir sus enseñanzas y consultas de Naturopatía. Es fundador de la Biblioteca de Caliobiótica y Macrobiótica.

Pero, ¿en qué consiste la Calabiótica?

El lema del doctor Castro era vivir más y mejor llevando a cabo alimentación adecuada. Por ello, organizó una tabla de compatibilidades alimenticias y extraer de ellos sus máximos beneficios para la salud. Además, estaba pendiente de los elementos astrológicos relacionando a la Luna con los procesos digestivos. Así afirmaba que cuando había Luna nueva, los procesos digestivos se favorecen, mientras que durante los periodos de Luna llena, el proceso de digestión resulta más difícil.

Para Castro la esencia de toda naturaleza es electrodinámica y electroestática. En su último trabajo de la Biblioteca Calobiótica. Desde la simple respiración hasta el mayor esfuerzo muscular y habla de electrodinámica biológica. Las distintas funciones orgánicas, desde la simple digestión al más leve movimiento muscular, desde los primeros momentos de la vida intrauterina.

Castro, además. Explicaba que quién más energía biodinámica tiene, quién más electricidad contiene, es más enérgico, más inteligente, más dinámico y más manifiesto. Por otra parte, aseguraba que los estados psicológicos actúan directamente sobre el equilibrio de estas biofuerzas. Por ejemplo, uno de estos factores desequilibradores el odio o el enfado.

En su último libro, escrito en 1976, este doctor hablaba también de la dinámica sideral que definía como un elemento único dinámico y propulsor de cuanto se mueve en el mundo. Esta energía todo lo mueve, todo lo estimula, todo lo empuja, tal y como recoge el blog Tito Macia.

Decía que los disgustos se forman en la mente y que por eso actúan en primer lugar sobre el cerebro. Cada uno elabora cada disgusto de una manera particular. El disgusto puede simple o complicado, agudo, pasajero, crónico o vitalicio, se ajusta a la mentalidad del fabricante del disgusto.

En este sentido, Castro afirmaba que el primer desequilibrio patológico es electrónico. Mientras que el segundo desequilibrio, es químico. El tercer es endocrino, hormonal y, por último, el cuarto desequilibrio patológico se manifiesta en la función de los órganos, en el que se incluyen los estados morbosos o tóxicos.

Para el doctor Castro la medicina oficial está dedicada, generalmente, a tratar la última forma de desequilibrio. Así denunciaba que los enfermos crónicos no se curan ni pueden curarse si no es a través de normalizar las funciones orgánicas, equilibrando los mecanismos electrónicos. Proponía por ello un tipo de alimentación específico y masajes eléctricos como terapia.

Compartir es vivir!Share on Facebook74Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *