Articulaciones, ¿por qué nos crujen?

Articulaciones… Son incontables las veces que a los profesionales se nos pregunta, tanto la causa, como los efectos de dichos sonidos, el lógico desconocimiento de la materia por parte de los pacientes,  hace que circulen muchas historias sobre si es bueno o malo, hoy intentaremos desmitificar y aclarar algunos de estos asuntos.

¿Cual es el origen del sonido?

Cuando el sonido que se produce es un sonido “limpio” (como cuando nos manipulan la espalda o nos crujimos un dedo) este se produce porque en nuestras articulaciones se encuentra un líquido sinovial interarticular, el cual, contiene una serie de gases que se encuentran separados entre sí (nitrógeno, oxígeno y dióxido de carbono).

Al movilizar esta articulación de una forma en la cual sobrepasamos el límite del recorrido, aumentamos el espacio, provocando un cambio de presiones que junta los gases, dando lugar a ese chasquido tan característico, en forma de pequeña explosión.

Por lo tanto, en este caso, el sonido no viene provocado por la rotura de ningún tejido, ni porque los huesos choquen, de ser así esta técnica resultaría muy dolorosa, sin embargo si está bien ejecutada, es totalmente indolora.

¿Cuales son los beneficios de este crujido?

Si este sonido es realizado por un especialista, será beneficioso, pues lo efectuará con manipulaciones seguras, siempre y cuando encuentre un bloqueo articular.

Esta técnica reducirá la presión y roce sobre las estructuras, aumentando el rango de movilidad, liberando los nociceptores produciendo alivio en aquellas zonas dañadas.

¿Tiene algún efecto nocivo? 

En principio, si este es realizado de la forma descrita anteriormente no, pero no es conveniente que nosotros tengamos el hábito de crujirnos a nosotros mismos, pues de esta forma casi con toda seguridad manipularemos las zonas que ya están elásticas, donde no hay lesiones o bloqueos.

Si bien es cierto  que no hay evidencias de que esto pudiera ser perjudicial a corto plazo, la repetición de las mismas, podría dejar la zona más inestable  y aumentar su desgaste.

Pero, a mi no me suena así, ¿a qué es debido? 

Los tipos de sonido y sus causas son muy diversos, sólo hemos descrito los sonidos más típicos.

Es frecuente que algún sonido se pueda dar de forma parecida por la liberación de las adherencias en los tejidos blandos, como músculos, tendones, fascias etc. estos se pueden dar sin pasar una barrera articular, simplemente al alongar un músculo realizando estiramientos.

También es común, que muchos pacientes describen el sonido como si tuviera “arenilla” o como si “abrieran algún armario o mueble viejo” en estos casos, puede ser debido a un proceso degenerativo que hace que sus huesos friccionen.

Este debería distinguirse fácilmente, ya que, el sonido producido por los gases, es un sonido que solo se puede repetir con el paso del tiempo, necesita que se vuelvan a cambiar las presiones y el gas se separe, mientras que el sonido producido por un desgaste es más continuo, pues se produce por el roce de las carillas articulares en un momento determinado.

Con este artículo esperamos haber saciado la curiosidad de quienes todavía se encontraban confusos por los distintos rumores que corren sin fundamento alguno, y a su vez, ayudar a perder la fobia que pudiera existir por parte de pacientes mal informados.

NOTA: no te lo pierdas! lee el artículo “Ansiedad; dile adios”. Te gustará. Leelo aquí!

Gaby Diaz (Osteópata) Socio de COFENAT nº2120

www.naturacurantur.com

Compartir es vivir!Share on Facebook
Facebook
201Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *